BITACORA: El viaje

Uffff me tuve que tomar un par de días para poder sentarme a escribir esto….. no solo por lo intenso que estuvo sino porque siento que aun no termina.

Quiero ser detallada pero espero no marearme o marearlas. Ya fue suficiente con mis nauseas constantes jajajaja.

Comenzamos a planear este viaje cuando tomamos la decisión de irnos de Chile, en junio/julio 2020.
Y como somos una familia bastante organizada comprenderán que queríamos pensar en cada detalle (obvio que imposible tener todo bajo control en un viaje y mas aun en medio de una pandemia, pero bueno, ingenuos jajaja).

Yo estaba tan metida en mi presente tan intenso de trabajo que la verdad es que todo lo que tenia que ver con el viaje estaba como armandose en segundo plano.
Era en las noches cuando me quedaba pensando en detalles y cosas por coordinar. Me desvelaba porque era el único momento en el cual había silencio y podía tomarme el tiempo….. aunque obvio que amanecía mas cansada de lo que me acosté y agregándole la culpa por no haber dormido y la poca energía para seguir trabajando…..

Ya… entonces….

Todo el mundo nos preguntaba si teníamos fecha o si ya teníamos todo listo para irnos cuando nos veíamos, era tema de cada conversación. Y yo la verdad no quería ni pensar en ello. O no podía! Sentía que no podía ponerme una fecha limite, una soga al cuello…. Tenía tanto que hacer aun!
Así que decidimos que comprar los pasajes seria una de las ultimas cosas, lo haríamos cuando ya tuviéramos la mayoría encaminado. Y así fue. Compramos los pasajes el 12 de febrero para el 12 de marzo. Y fue muy fuerte! La cuenta regresiva se volvió real y empezó a sonar un reloj dentro de mi……

Nos pusimos como locos a repartir lo que nos quedaba, a hacer los últimos envíos de LOLA, a coordinar todo lo que faltaba….. Era como un estado de euforia.

El plan era el siguiente:

Teníamos que entregar la casa el 28 de febrero, irnos a la casa de mi mama hasta el 9 de marzo, que es cuando viajábamos a Santiago y el 12 ya volábamos.
Pero que paso?!
Cuando nos dimos cuenta de que ya teníamos todo listo y solo faltaban un par de cosas, paramos un minuto. Teníamos un arriendo pagado desde el 1 de marzo en Suiza y estaríamos 12 días literalmente esperando a viajar. Así que no! Ahí fue cuando muy sutilmente le propongo al Tomas adelantar el viaje….. Y me dice: ‘ayyyyy yo también lo había pensado!’ Así que nada que hacer jajajaja .

Empezamos a hacer los cambios, que ‘gracias’ al Covid se pueden hacer con mas facilidad. Y adelantamos el viaje una semana.

Empacamos todo lo que faltaba en 1 día, nos fuimos a la casa de mi mama por una noche y partimos a Temuco.
Ahí comenzaron las nauseas y la ansiedad a full. Antes de eso estaba super, funcionando, haciendo, dandole sin pensar.
El viaje fue muy corto y nos pidieron pasaporte sanitario, motivos del viaje y carnet.

Llegamos a Santiago y nos fuimos al Hotel, decidimos quedarnos cerca del Aeropuerto porque yo lo que menos quería era escuchar ruido y sentirme en la ciudad. La verdad, aunque tuvo sus contra, creo que fue una buena decisión.
Me carga quejarme, pero sinceramente me sentí pésimo en toda la estadía. Tuve nauseas y ansiedad en su máxima expresión. No podia ni levantarme y solo quería descansar. Siento que entre la locura de salir de una rutina con tanto trabajo y pasar al estrés de cambiarnos de país, estuvo INTENSO!
Bueno, todo eso aparte del hecho de que no teníamos muchas opciones para comer, porque no había nada vegano (ya po! Hay que actualizarse con las comidas!). Fueron unos días fuertes la verdad.

Pero bueno, así tenia que ser y hoy agradezco que haya sido temporal y haber salido de ese estado.
Nos hicimos el PCR el miércoles en la mañana, nos habían dicho que era terrible así que no lo fue tanto, incomodo si, pero no terrible. Lo terrible es esperar la respuesta (aun sabiendo que no tienes nada). Menos mal llego a las 24 horas así que el jueves AM ya teníamos nuestro famoso ‘Negativo’. Nos relajamos bastante.

Y llego el día! El viernes!

Llegamos al Aeropuerto (semi) tranquilos, con el equipaje bien (si, nos pasamos un par de kilos pero nada grave), los pasaportes, el PCR, todo en orden (supuestamente).
Pero mágicamente aparece un examen ‘obligatorio’ para entrar a Holanda (hacíamos escala ahí).
Fue horrible. Porque todos los días revisábamos los requisitos para Holanda y Suiza y ya lo sabíamos todo de memoria, pero ese día se les ocurrió cambiar el ‘PCR o test de antígenos’ a ‘PCR y test de antígenos’. Así que sentí que se desarmo todo. La chica del counter fue muy insensible y hablaba como un robot. Nos decía que podía cambiarnos el pasaje para el día siguiente y no se que, dejé de escucharla…….

Frené un poco…. Lloré otro poco mas….. Y le pedí por favor que fuera mas humana. Que se diera cuenta del estrés en el que estamos y que estaba sufriendo una crisis de angustia, que se pusiera en mi lugar. Fue fuerte. Nunca me había puedo en esa situación de tener que exponer lo mal que me sentía. Pero valió la pena. Tuvo un cambio de actitud y termino ayudándonos a encontrar un lugar para hacernos el famoso test, que insólitamente tiene que ser hecho máximo 4 horas antes del vuelo y NO LO HACEN EN EL AEROPUERTO de Chile, En otros países si, pero en Chile no (gracias).
Pero resulta que a otra familia les paso lo mismo, ellos volaban en el mismo vuelo que nosotros y tampoco tenían el Test, así que llamaron a un doctor a domicilio que se los fue a hacer al aeropuerto. Y si! Seguia ahí mágicamente, para nosotros!

Fue muy freak, nos encontramos con el doctor y nos hicimos el test en el estacionamiento. Parecía muy irreal. Yo ya no daba mas de nauseas porque si no alcanzábamos, perdíamos el vuelo…… Y eso no podía pasar!

Demoró solo 15 minutos (nos quedaban 45 para despegar). Y de ahí en adelante solo CORRIMOS.

Corrimos al counter, pasaron las maletas, corrimos a policía internacional, corrimos y corrimos y corrimos hasta estar sentados en el avión.

Recién ahí logre relajarme un poco. Aunque recuperar el aliento estando con mascarilla no es tan fácil jajaja.

Lo bueno de todo esto es que teníamos todo lo que posiblemente nos fueran a pedir al entrar a Europa, cierto?

Que el quedarnos en Santiago, pagando un hotel, un PCR , haciéndonos el test de antígenos que nos costo $100.000 que no habíamos contemplado…. Todo valdría la pena cuando nos pidieran los papeles y los tuviéramos todos. Pero resulta que llegamos a Amsterdam y con suerte nos pidieron pasaportes. Los vieron, ni nos pidieron sacarnos las mascarillas, y listo. NI UN SOLO CONTROL de Pcr!
Nos quedaba menos de una hora para correr a nuestro siguiente vuelo y agradecimos que no nos pidieran mucho, solo nos revisaron los bolsos de mano, pero eso es rápido.
Y vuelta a correr. En Amsterdam eran las 8 de la mañana pero para nosotros las 4. Así que eramos zombies corriendo jajajaja.

Logramos llegar al avión cuando ya no quedaba fila y solo nos sentamos. Estaba casi vacío.

 

A todo esto, lo que mas me han preguntado es como ha estado al Bego, como ha sido viajar con ella…. Y no porque sea mi hija pero pucha la cabra chica maravillosa!
Estuvo emocionada todo el viaje, desde principio a fin.


El vuelo largo fue en un horario extraño para ella, pero aun así lo hizo perfecto. De hecho mucho mejor de lo que pudiéramos haber planeado.
Despegamos a las 13.50, tranquila estaba observando y preguntando todo. Luego nos llevaron comida, tipo 4. Habíamos pedido Vegano y estaba super rico la verdad.

Comió, jugó, vio películas (le descargue en el iPad), recorrió el avión un par de veces y a las 6 le dimos un sandwich, le lavamos los dientes, pusimos pijama y a dormir.
Le costo un poco quedarse dormida pero lo logró. Dormimos todos bastante bien, el avión estaba casi vacío, nos dijeron que íbamos 47 personas! Así que cada uno tenia muchos asientos para acostarse.

Durmió de 7 a 1.30 y despertó llena de energía. Recorrió nuevamente y a las 2.30 llevaron el desayuno. Comió feliz y ya faltaba 1 hora para aterrizar.
En Amsterdam corrió con nosotros a la par, fue un 7!
Y luego el otro vuelo fueron lápices y Polly Pockets.

 

Ayyyyy creo que me fue al chancho con el post! Jajajaj es que los viajes son muchas cosas! De hecho, seguiría!! Pero no quiero marearlas con tanto! Se que muchas veces cuesta sentarse un rato a leer y lo entiendo al 100%!

18 comentarios

Marcia

Me senté a leer! Maravillosa experiencia y maravilloso que lo dejes escrito para la bego del futuro! ❤️

Camila Pereira

Hola, genial tu relato. Les deseo mucho éxito y felicidad en su cambio de vida!!! Maravilloso.
Ahora me gustaría saber, cómo lo hiciste para irte a vivir a otro país, en este caso en Europa, me gustaría si es que puedes, instruirme un poco… también estamos con esas ganas de volar ❤️

Viviana

Gracias por compartir tu experiencia …. lo leí y era escucharte. Tb tengo una pekeña de 5 años y ha sido maravilloso viajar con ella… increiblemente mejor de lo que pensaba… solo espero volver a viajar… los felicito por lo valientes a los 3. Escribe el libro. Cariños

Caro

Que tremendo gusto leerte Flo! De hecho el blog y tus historias han sido un gran panorama estos días, aprovecho de viajar con ustedes mientras mi bebé duerme 🤭. Me encanta lo generosa que eres al compartir tus experiencias de una manera tan real y cercana. Estoy esperando el próximo!!

Karen

Que heavy !! Típico , ahí nos damos cuenta que realmente hay que entregarse a las situaciones por que finalmente es difícil controlarlo todo , pero ustedes tienen una estrella y pudieron cumplir el objetivo ! Felicidades y éxito en su nueva tierra 🥰

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados